18 agosto 2010

Extraño, mi amor sureño

1 comentario:

Marco Chandía dijo...

Ese día jugaba Chile contra España, y mientras comenzaba el partido preparábamos en tiempo record unos pulentos fideos con salsa, que acompañamos con una, o dos, cervezas Royal. Yo miraba el partido y tú revolvías la salsa. Pese a la derrota (2x1) el puerto celebraba porque igual se pasó a 8vos de final. Hace rato ya.